68 visitasPsicología a tu alcance
0 comentarios

Mi hermana falleció repentinamente hace poco. No le encuentro sentido alguno, era muy joven. Necesito ayuda.

Admin Changed status to publish febrero 7, 2024

Respondido por: EQUIPO DE PSICOLOGÍA A TU ALCANCE

La pérdida repentina de un familiar es una situación complicada que coloca a la persona ante un proceso de duelo. El duelo puede vivirse como una especie de “túnel” por el que pasar, a lo largo del cual se va procesando la pérdida y se recorren diferentes fases. Los procesos de duelo no sólo hacen referencia a fallecimientos, si no a cualquier acontecimiento que implique la pérdida de algo valioso, por ejemplo, rupturas de pareja o amistades, migraciones, pérdida de proyectos, pérdidas materiales… Todos ellos se viven de manera muy personal, aunque comparten elementos comunes. Desde la psicología, se habla de fase o etapas del duelo, que hacen referencia al momento en el que se encuentra la persona con relación a la afectación por la pérdida. Estas etapas son la negación, la ira, la negociación, la depresión y la aceptación. Cada una tiene sus particularidades a nivel emocional, cognitivo, físico y social, además, no son escalones ni fases estancas, se entremezclan y no necesariamente tienen un orden estricto.

Por otro lado, la dificultad o facilidad para asumir un fallecimiento depende del vínculo con la persona que fallece, la implicación o el papel que cumplía, la predictibilidad de la pérdida, las condiciones en las que ocurre, la red de apoyo social, las habilidades de afrontamiento e inteligencia emocional… por lo que dependen de múltiples variables, haciendo que los procesos de duelo puedan convertirse en una situación psicológicamente delicada y difícil. Además de todos estos componentes, con frecuencia surgen otros aspectos como el miedo, la angustia por no comprender lo que ha sucedido, las complicaciones al afrontar la parte logística de un fallecimiento, la sensación de soledad, bloqueos emocionales, miedo al olvido, no saber cómo comunicarlo a otros familiares etc., que pueden agravar las dificultades emocionales propias del duelo o derivar en un proceso psicopatológico. 

Es por ello, que ante situaciones como la del ejemplo, se recomienda buscar ayuda profesional, con el objetivo de contar con una guía y acompañamiento para transitar las diferentes etapas, pudiendo comprender lo que sucede en cada una de ellas y afrontarlo de la mejor manera posible con las herramientas adecuadas.

Equipo Psicología Changed status to publish enero 30, 2024